Chinolita, La virginidad, que miedo!!

18 febrero 2009 at 8:44 AM Deja un comentario

virgin

Chinolita, un tema común entre los jóvenes es el relacionado con la virginidad. Tanto los hombres, como las mujeres a menudo quieren saber qué hacer y cuánto esperar para tener por primera vez relaciones sexuales (es decir, penetración pene-vagina), más adelante aclararemos que los jóvenes actualmente tienen relaciones sexuales y no las consideran como tal.

Para poder dar una respuesta a esto es necesario aclarar que el evento de tener relaciones sexuales por primera vez, sobre todo para el caso de las mujeres, tiene un dignificado social, además del significado propio de las emociones, sensaciones y sentimientos que existen para que una joven decida tener relaciones sexuales.

Este evento en la vida de una persona, esta en medio de los valores familiares, religiosos, sociales, etc., que en muchos de los casos son como frenos que impiden el libre ejercicio del placer de la sexualidad.

Estos mismos valores son lo que hace que una joven se cuestiones ¿cuándo será el mejor momento? ¿con quien lo debo hacer? ¿ estaré traicionando a mis padres? ¿me van a notar que ya no soy virgen? ¿ya no voy a poderme casar? Etc.

Antes de continuar vamos a definir que es una Virgen

Socialmente una virgen es una mujer que no ha permitido a ningún hombre introducir su pene dentro de su vagina y esto es lo que se esperaría que no pase hasta el momento de que se case.

Otros definen una virgen como cualquier mujer que no ha tenido ninguna clase de contacto sexual con otra persona, ni que tampoco haya explorado su propio cuerpo, lo cual se traduce en no haberse masturbado o no haber tenido fajes profundos.

Las costumbres sociales de la familia, de la comunidad, y de la sociedad de cada chica determinan probablemente cuándo se le permite volverse sexualmente activa

Existen lugares que podemos llamar “más liberales” donde el valor de la virginidad se empieza a diluir. Actualmente, mucho jóvenes de las grandes ciudades ya no buscan a una mujer virgen para poder mantener un noviazgo formal con fines de matrimonio. Empiezan a tomar forma y mayor peso en la relación otros valores como el amor, la comprensión, el apoyo, el respeto, la incondicionalidad, la confianza, la comunicación, la inteligencia, el proyecto de vida a futuro, lo intereses y las aficiones, etc., y se empiezan a dejar atrás el valor de la pureza y la castidad de la mujer, como uno de lo pre requisitos para el matrimonio.

A pesar de lo descrito, siguen existiendo las doctrinas religiosas estrictas y las familias seguidoras de estos principios, que quieren que las vírgenes se abstengan no solamente del sexo físico, sino también de los pensamientos sexuales. Se sigue insistiendo en que una virgen es una mujer que tiene el himen intacto.

Una de la primeras contradicciones de la virginidad y las definiciones que hemos expuesto, no toman en cuenta a los homosexuales. Por ejemplo, ¿Cuándo una lesbiana deja de ser virgen?, ya que no será penetrada por un pene; Si una chica nace sin himen, ¿nunca será virgen?; ¿Qué pasa con respecto a las chicas abusadas sexualmente y a las adolescentes violadas? Si no consintiera, ¿sería lo mismo que si consintiera?; Si una adolescente bisexual es “técnicamente virgen,” la persona que se involucra en el “faje” y en el sexo oral y en la penetración anal, pero no en coito pene-vagina ¿es todavía virgen incluso si ya ha tenido veinte parejas sexuales?.

Por lo tanto pareciera que la definición de la virginidad es la que cada quien quiera tomar. Ya que además si de lo que se trata es de demostrar que la mujer no ha tenido relaciones previas al matrimonio, en la noche de bodas existen uno y mil trucos para fingirlo; desde la dramatización de un gran dolor, hasta el uso de un poco de sangre con el fin de manchar las sabanas.

La sociedad occidental, entre las cuales se encuentra la nuestra tiene una preocupación por el coito que ya no la beneficia, puesto que el valor de la virginidad históricamente se basa en la necesidad de garantizar que la herencia que dejaría el hombre caería sobre sus verdaderos hijos y la única forma que el hombre tenía de saber quienes eran sus hijos era teniéndolos con una mujer virgen. Actualmente, entre lo empobrecido de la población y el avance de las mujeres en el terreno profesional y laboral, la manutención de los hijos y del hogar cada vez más son labores compartidas y por lo tanto el hombre deja de preocuparse de a quienes mantiene y quienes dejará su herencia, por lo mismo, muchas mujeres actualmente ya no buscan un marido para que las mantenga y por lo tanto el valor de la virginidad se tambalea cada vez más.

El coito es fantástico para la reproducción, para tener hijos, pero no necesariamente beneficia en la búsqueda de placer y satisfacción sexual y uno de los mayores problemas a nivel social es haber definido al sexo como la actividad coital, ya que así, siempre se ha relacionado la sexualidad con el tener hijos, pero no se relaciona a la sexualidad con su verdadero sentido que es el de búsqueda y obtención de placer.

Las otras formas de sexualidad y preferencia sexual, que no buscan la reproducción han sido definidas como distintas de lo que es “sexo”. Parece que otras actividades sexuales no son “reales” como sino existieran o no pueden existir; sobre todo la religión se ha empeñado en desconocer las prácticas sexuales que no tiene por objetivo la reproducción, tal es el caso de las caricias mutuas para tener orgasmos ( lo que es mal llamado masturbación mutua ), el sexo oral, el sexo anal y todas las formas y manifestaciones de la sexualidad que no producen hijos.

Es así que al definir a la sexualidad como el coito (penetración del pene por la vagina), el placer sexual femenino casi es excluido de la existencia, así como el placer entre personas del mismo sexo.

Con este modelo de la realidad, el valor de la virginidad nos sugiere que todo lo que una joven mujer necesita hacer para prepararse y así convertirse en activa sexualmente es abrirse de piernas en la noche de bodas y sobre todo, debe garantizar que no sabe nada de nada. Si bien esta es una afirmación burda, efectivamente define el concepto de sexualidad que tanto daño ha hecho. Sobre todo se esperaría que una mujer reciba todo su placer sexual del pene de su marido, y jamás de otro hombre y mucho menos de otra mujer, ni antes ni después del matrimonio. Por lo tanto no necesita hacer nada, ni saber, ni prepararse para el sexo en pareja, o específicamente para el coito, entonces entenderemos por que existen personas que se niegan a concebir que la sexualidad es sinónimo de placer.

El ejercicio de la sexualidad es un largo proceso de aprendizaje, que se desarrolla durante toda la vida e involucra más que unos minutos de coito.

Para que una persona sea un adulto sexualmente sano debe ser sexualmente sana desde pequeña. El proceso de preparación para el sexo “adulto” implica involucrarse en el sexo y no tratar de desparecerlo durante la infancia para que mágicamente aparezca en la adultez. Las niñas y las adolescentes van viviendo su sexualidad a su propio ritmo y con su propio especio y concepción de la sexualidad, los juegos del papá y la mamá de la infancia están cargados de la necesidad de explorar los cuerpos de sus iguales y es una forma de relacionarse sexualmente con otros, pero de ninguna manera es una relación coital, los jóvenes ven en el beso una de las máximas expresiones del sentirse querida y aceptada y para nada deber confundirse con una relación coital, pero si son manifestaciones de la sexualidad, como lo es el tan de moda “faje”.

La pregunta que sigue quedando el en aires es ¿cuándo será el mejor momento para involucrarse sexualmente con un compañero?, tomando en consideración que existirá penetración de la vagina con el pene. Es recomendable que antes de involucrarse en el coito vaginal, se desarrollen algunas habilidades y conocimientos sexuales, como los siguientes:

  • Conciencia del sí mismo: Se debe aprender sobre su propio cuerpo antes que nada. Esto quiere decir no solamente saber dónde está su clítoris, sino también cómo se ve y cómo responde a los diferentes tipos de estimulación, como es la vagina y las diferentes texturas de su piel, cuales son las zonas mas sensibles del cuerpo y como nos gusta que sean acariciadas, como es el cuerpo del pene, los testículos, el ano y las diversas sensaciones que nos producen, que sentidos puedo aplicar para mi placer, como es lo que me puedo imaginar o con lo que puedo fantasear, que olores me gustan, que sabores disfruto, que cosas me gustan ver, etc. Es reconocer que se es un ser sexual con sentimientos, emociones y pensamientos sexuales. Cuanto mayor sea la conciencia de su mente, cuerpo y emociones, mejor se disfrutan.

  • Masturbación: Es muy recomendable aprender a hacerse el amor a sí misma antes de que pueda hacer el amor a una pareja. Se deben explorar las sensaciones del cuerpo para saber que nos gusta, como nos gusta, donde y como el placer es mayor y las áreas que son mas sensibles al toque. Ya que se siente rico tocar estas áreas y se descubre el placeres del orgasmo. Si uno misma se puede dar un orgasmo, generalmente resulta más fácil que una pareja nos haga llegar al orgasmo cuando estemos juntas.

  • Caricias mutuas: Esto significa simplemente que aprende a dar y a recibir placer con las manos y otras partes del cuerpo, a través de la exploración del cuerpo de la pareja mientras que se explora el suyo. Así, ambos aprenden a darse el orgasmo mutuamente; las caricias mutuas pueden incluir el sexo oral.

Es también importante considerar dos factores, la pubertad y la presión social de las amigas, ya que estos usualmente, determinan la edad a la que las chicas se vuelven activas sexualmente. Si las amigas de una chica son o no sexualmente activas juega un papel mayor que presiona la decisión de empezar una vida sexualmente activa.

Cada mujer debe determinar por sí misma el momento correcto. Si una mujer no está segura de estar preparada, entonces no está lista y necesita esperar. A una mujer joven no le daña el esperar a que esté en sus veintes para comenzar a explorar su sexualidad con una pareja, mientras tanto puede aprender sobre su sensaciones. Esto no quiere decir que las adolescentes no deben tener sexo con una pareja, solamente que es una decisión más inteligente si deciden no hacerlo, en el momento en que no se sienten seguras. Cada persona necesita tomar esta decisión por sí misma.

Finalmente diremos que se debe tener sexo solamente porque quieres, porque deseas explorarlo, y porque quieres dar y recibir placer. No por amor, o por dar la prueba de tu amor, o porque todos tus amigas lo están haciendo, onada, ni por nadie. porque ya te hace una persona adulta. Nunca dejes que tu sexualidad se vea o se sienta presionada o amenazada por

Entry filed under: Educando. Tags: , , , , , , , , .

Chinolita, Los riesgos de Enamorarse Chinolita, ¿Cómo perder la virginidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Públicaciones Diarias en Chinolita

febrero 2009
D L M X J V S
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Cosas Viejas

Encuesta

Posts Más Vistos

Flickr Photos

Ceannabeinne

Cuckoo, Cuckoo

All the Small Mistakes

Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: